Reponemos, cambiamos y renovamos, cristales de pistas de pádel. Utilizamos vidrio flotado templado incoloro de 10-12 mm. de espesor. Es un cristal de los llamados «seguros», cuyas características ópticas son iguales a las de un cristal común, pero es mucho más fuerte y duro que el vidrio normal, en torno a cuatro o cinco veces más duro, y no se rompe en formas puntiagudas cuando se quiebra, sino en pequeños trozos granulares.

      El correcto MANTENIMIENTO de las pistas de pádel es fundamental, no sólo para garantizar una superficie de juego óptima y segura para el deportista, sino para alargar la vida útil de las pistas y reducir los costes de reposición.

      Se deberá comprobar, de forma periódica, que los vidrios no presentan grietas, prestando especial interés en las zonas de anclaje de los mismos. En caso de que se observe una grieta en un vidrio se recomienda no jugar hasta realizar el cambio del vidrio afectado ya que se corre el riesgo de rotura del mismo por choque de los jugadores o cambios de temperatura.

      En el proceso de fabricación, el vidrio templado se somete a un calentamiento muy alto y un enfriamiento rápido posterior. Esto le confiere una alta resistencia a la temperatura y hace que cuando se fractura se rompa en pequeños trozos granulares, de forma relativamente redondeada, en lugar de astillar en fragmentos dentados. Se elimina así el peligro de las formas afiladas y puntiagudas que son potencialmente más peligrosas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies